La selección de Argentina informó que el partido ante Brasil, quedó suspendido. No habla de que se va a retomar, sino que menciona directamente una suspensión.


Un verdadero escándalo acaba de protagonizarse en São Paulo, donde a los 3 minutos del partido entre Brasil y Argentina, ingresaron agentes de la Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) y la Policía Federal al campo de juego, para intentar sacar del partido a tres futbolistas albicelestes (Cristian Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Martínez), por violar supuestamente el protocolo sanitario del país.

Apenas inició el partido en suelo brasileño, ingresaron al campo de juego agentes federales y autoridades sanitarias, para intentar sacar a los futbolistas del campo, lo que provocó todo un tumulto en pleno césped.

Ante la insistencia de los "desconocidos", toda la selección argentina abandonó el partido y se retiró a vestuarios.

Desde Brasil informaron a última hora, que cuatro futbolistas de la selección argentina podrían ser deportados antes del clásico sudamericano. Específicamente los que militan en la Premier League, Emiliano Martínez, Cristian Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Buendía, quienes según la autoridades deben realizar cuarentena obligatoria y luego ser echados del país.

Las autoridades sanitarias de Brasil hablan de una aparente falsificación en sus declaraciones sanitarias.

La ANVISA (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) de Brasil asegura que los citados futbolistas declararon de manera falsa "no haber pasado por ninguno de los cuatro países (Reino Unido, Sudáfrica, Irlanda del Norte e India) con restricciones en los últimos 14 días".


Fuente: Versus PY