Las lluvias que provocan el estancamiento de agua en recipientes y objetos tienen directa implicancia en el aumento de la población de mosquitos de diferentes especies, entre éstos el Aedes aegypti, vector transmisor del dengue, zika y chikungunya.


Por ello, desde el SENEPA se insiste en que la estrategia más sencilla, barata y eficaz sigue siendo la identificación y eliminación de criaderos, ya sean estos artificiales o naturales, por parte de cada ciudadano.


Tomarse unos minutos al día para eliminar criaderos, desechando aquellos objetos en desuso y controlando lugares donde puede quedar agua acumulada como los espacios de las hojas de plantas ornamentales, huecos en piedras y árboles, son factores que marcan la diferencia entre el bienestar de todos y la posibilidad de estar afectado por una enfermedad transmitida por mosquitos. 


Es primordial saber que el uso de insecticidas en Salud Pública debe ser orientado y realizado por el equipo técnico del SENEPA/MSPBS para el manejo adecuado de los mismos, basados en casos positivos o sospechosos de enfermedades arbovirales.